lunes, marzo 18, 2013

Denning & Phillips - Guía Práctica Llewellyn para el Desarrollo de los Poderes Psíquicos



¡Poderes síquicos!
¿Quién no ha soñado con poseer poderes asombrosos -poderes para mover objetos sin tocarlos físicamente, para ver a distancia o preveer el futuro, para conocer los pensamientos de otra persona, para leer el pasado de un objeto o de  una persona, para encontrar agua o riqueza mineral como los radiestesistas, y mucho más?
Sin embargo, a la mayoría de la gente se les ha enseñado a pensar que dichas capacidades son, bien simples fantasías -¡francamente sueños!-, bien cualidades especiales de unos pocos, o de aquéllos a los que se les ha otorgado una especial gracia religiosa.
¡Este libro afirma que las capacidades síquicas son algo natural de todos! No son simples fantasías sino parte real y dinámica de su ser total, mente/cuerpo/alma/espíritu, que no debería ser descuidada. Estos poderes no están limitados a ninguna afiliación religiosa -aunque puede ser verdad que el estilo de vida, los hábitos dietéticos y físicos, las meditaciones, y el amor por la naturaleza y la vida, que frecuentemente es parte de un camino religioso personal, pueden conducir ciertamente al desarrollo de estos poderes.
Más adelante, este libro afirma que las capacidades síquicas extraordinarias de unos pocos no son un don más exclusivo de lo que pueden serlo las capacidades atléticas, musicales o artísticas extraordinarias.
Es verdad que si no hemos heredado un cuerpo fuerte y una salud maravillosa, es improbable que lleguemos a ser campeones olímpicos, por muchos ejercicios y entrenamientos que hagamos; pero también es verdad que cualquiera que no sea tullido o disminuido físicamente puede desarrollar una destreza atlética por encima de la media, con tal de que haga un estilo de vida sensato para la consecución de esta meta. Los grandes bailarines, por ejemplo, no nacen, hanalcanzado su grandeza siguiendo un programa de progreso.
Es verdad que algunos nacen con una inclinación o un talento natural mayor en una cierta dirección, pero cada uno de nosotros puede desarrollar alguno o muchos de la gama total de poderes que han sido siempre parte del patrimonio humano.
Esto puede aplicarse especialmente a las capacidades síquicas, no sólo porque nos han sido siempre naturales, sino también porque tienen su origen en el nivel instintivo-emocional de la sique, que es la parte más antigua y esencial de nuestra herencia evolutiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario