miércoles, febrero 13, 2013

Jacques de Mahieu - Colón llegó después (Los Templarios en América)





Una hipótesis revolucionaria que demuele las doctrinas oficiales sobre el descubrimiento de América.

El respetado estudioso francés Jacques de Mahieu exhuma pruebas de que los Templarios participaron en la colonización precolombina de América, y de que América, a su vez, aportó cuantiosas riquezas al tesoro legendario de la controvertida Orden.

Colón llegó después. ¿Después de quién? Aparentemente, después de muchos avezados navegantes: los antiguos hebreos, los polinesios, los monjes irlandeses, los vikingos y, según Jacques de Mahieu, los Templarios. La hipótesis de este tenaz y poco ortodoxo historiador francés está asentada sobre un cúmulo de datos, testimonios y pruebas arqueológicas, iconográficas y documentales de primera mano, recogidas en el curso de pacientes y objetivas investigaciones sobre el terreno.

América, afirma el autor, era el «Secretum Templi».
¿De dónde venía la plata con que la Orden de los Templarios inundó Europa si en aquel entonces no se explotaba en el viejo continente ninguna mina de aquel metal precioso? ¿Para qué servía el puerto militar templario de La Rochelle, que aparentemente no conducía a ninguna parte? ¿Adonde fueron a parar los archivos templarios, trasladados a La Rochelle en vísperas de la disolución de la Orden? ¿Dónde se refugió su flota del Atlántico, desaparecida misteriosamente? ¿Cuál es el origen de los símbolos herméticos europeos y de las cruces templarías en la América precolombina? ¿Qué significa el sello, descubierto en los sótanos del Grand Sceau de France, que muestra a un amerindio típico, flanqueado por una esvástica de brazos redondeados y por una runa de Odín, dos símbolos del imperio vikingo de Tiahuanaco? 

No es extraño, por ello, que las leyendas aztecas y mayas conservaran reminiscencias de la colonización templaria, y de que en la estructura social de los aztecas, y en su lengua y su religión, perduraran rastros de las jerarquías, la mística, los símbolos y el esoterismo de la Orden anatematizada.




1 comentario: