lunes, julio 28, 2014

Ernst Jünger - Tempestades de acero


Con el paso del tiempo, tempestades de acero, escrita a partir de ese diario y publicada por vez primera en 1920, se ha convertido en una de las mayores obras de la literatura de guerra de todas las épocas. Sus páginas, nacidas en el fragor de los combates, en hospitales o en trincheras que se convirtieron en las tumbas de cientos de miles de soldados, son al mismo tiempo novela de formación y aprendizaje, y también una honda reflexión en torno a la condición humana y al destino de un siglo que empezó bajo el signo de esta masacre inusitada.

Tempestades de acero es un canto al guerrero, un canto a los valores que surgen del peligro de vivir, una visión romántica de la guerra. Jünger, en su madurez, se distancia de aquellos primeros fervores, pero se reconoce en quien los vivió. La prosa poética de Jünger da cuenta de la naturaleza gratuita del acto heroico, que no tiene por qué tener “causas” para existir.

Un libro brillante, un gran libro. Atemorizante en su realista grandeza. Poder, pasión nacionalista, verbo, el libro alemán por excelencia sobre la Guerra. Un miembro de su generación se alza para hablarnos sobre el evento profundamente emocional de la guerra, obrando milagros al presentarnos sus sentimientos más íntimos. Joseph Goebbels, 20 January 1926

Ernst Jünger nació en Heidelberg en 1895. Sintetiza mejor que ningún otro el heroísmo alemán. Tras participar en la primera guerra mundial estuvo en los Freikorps y en la organización Consul, estuvo involucrado en el asesinato del ministro Rathenau, participó en la II guerra mundial, fue herido gravemente en innumerables ocasiones. Y luego intelectualmente, su producción es valiosísima, gran filósofo prolífico que idealizó al trabajador como representante de la tradición, la acción, la fuerza y la voluntad; repudiando al burgués por su carácter acomodado, degenerado, modernista, cobarde y materialista. Siempre fué un activista pero también supo mantener su independencia en el III Reich, con la derrota se exilió interiormente (se emboscó) en la selva negra...murió a los 103 años. Es la historia de Europa, es un jefe

No hay comentarios:

Publicar un comentario