domingo, diciembre 25, 2016

Teoría del Guerrillero - Carl Schmitt




El origen de esta "Teoría del guerrillero/Partisano. Observaciones al concepto político" se encuentra en dos conferencias pronunciadas por Carl Schmitt en Pamplona en la primavera de 1962, invitado por el Estudio General de Navarra, y en la Universidad de Zaragoza, el 17 de marzo en un ciclo de conferencias organizado por la Cátedra Palafox en el Tercer curso sobre defensa nacional.
Schmitt analiza con verdadera maestría la figura del guerrillero, o partisano, que tiene su origen en la guerrilla española que puso en jaque al ejército regular de Napoleón y da lugar a una nueva teoría de la guerra y la política. Pasando de las teorías de Clausewitz al revolucionario de profesión, de Lenin a la "nación en armas" de Mao, hasta llegar al terrorismo en la Argelia francesa. 

Uniendo el rigor del jurista con la penetración del filósofo, Schmitt precisa los caracteres distintivos del combatiente irregular, recontruyendo la evolución de su figura y brinda una revisión imprescindible para comprender el fenómeno de las guerrillas revolucionarias tanto como las cuestiones de fondo involucradas en la problemática del terrorismo actual.

Con este tipo de combatiente, los conflictos bélicos dejan de ser un "duelo de caballeros" que distingue entre civiles y militares, entre combatientes y criminales, y sobre todo entre guerra y paz.
El guerrillero, por el contrario, es el combatiente que criminaliza a su adversario y se propone exterminarlo por todos los medios, sin importar lo que haya que hacer para dañarlo y sin atenerse a derecho o a moral. Porta el odio al enemigo, su criminalización hasta eliminar el rango de persona, es absoluto.

El partisano cobra así, en el análisis de Schmitt, el rango de un protagonista clave de la historia universal, para acabar convirtiéndose, con la absolutización del partido y la criminalización del adversario de guerra, en portador de una «enemistad absoluta».

El Partisano es el Tipo Humano dominante en este siglo, una figura o Tipo Humano, una Raza de hombres que está por encima de las causas y los efectos, que está surgiendo y que constituirá la tumba definitiva del sistema liberal-masónico. Esta Figura es autónoma y obedece a sus propias leyes, hasta mitades del Siglo XX la figura fue la del Trabajador, ahora esta figura se transformado en otra: la del Partisano, ambas niegan al mundo y la humanidad burguesa.

Cuando los imperialistas traten de combatir al Partisano/Guerrillero tendrán forzosamente que contradecir y destruir los valores de la sociedad liberal. La prueba está a la vista. Los Muyahidines islámicos, son el ejemplo por excelencia del Partisano Revolucionario de este siglo. En su lucha contra ellos, gobernantes como Bush, establecieron el Patriot Act el cual significó la negación de los Derechos Civiles. Los imperialistas fortalecen cárceles del tipo de Guantánamo, donde se hacen torturas criminales y brutales. Contra los Fedayines de Saddam Hussen en Irak utilizaron la prisión de Abu Ghraib, de donde salieron los más importantes líderes del Estado islámico.

Pero el Partisano no es nada más un Mujahideen, el Partisano o guerrillero puede ser de cualquier ideología puede ser un yihadista o un activista por los derechos de los negros/o de los blancos, puede ser un socialista o un fascista.  el Partisano es la clase de Hombre joven occidental u oriental que siente un impulso o una atracción hacia la violencia pero que no puede ingresar al mundo criminal porque es una persona superior y necesita ser el mismo y luchar por un Ideal que lo sobrepase.

El Mundo Moderno, la Humanidad Burguesa y Cosmopolita, edificaron a su civilización en base al deseo de Libertad. Pero en un mundo de Terrorismo y de Estados Liberales que se convierten en Estados Policíacos en el vano empeño de negar al Terrorismo, el agua donde vive el germen liberal comienza a hervirse y el metal se esteriliza, los Estados liberales dejan de ser liberales por mucha ideología que tengan hasta que se hace insostenible y mueren, implosionan o se quitan la máscara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario