lunes, abril 08, 2013

Oscar Kiss Maerth - El Principio Era El Fin



Este libro, hoy en día, es un buen artículo de colección difícil de conseguir. Afortunado el que tiene un ejemplar de este libro, pues es rarísimo encontrar uno en el mercado.

El libro empieza con una serie de preguntas relativas a nuestros orígenes.
Cualquier persona que tenga cierta inquietud por conocer nuestro origen (aunque hoy en día la sociedad de consumo parece que acapara toda nuestra atención y no nos deja pensar), se preguntará:

¿De dónde venimos?                                          
¿Qué somos?
¿Por qué existimos?
¿A dónde vamos?

Oscar Kiss Maerth deduce que el hombre ha olvidado "la hora de su nacimiento" y que se considera el centro de todo, incluso se cree ser el preferido por Dios, ya que que lo hizo a su imagen y semejanza. También cree que ningún ser posee alma, solo el hombre. Todo el Universo y todos los planetas giran alrededor de él. 

El hombre es el centro del Universo. Es el centro de todo. El hombre es la criatura preferida de Dios. Todos estos pensamientos se fueron viniendo abajo a medida que se iban encontrando tanto nuevos descubrimientos (Galileo, Servet) como restos óseos de hasta 700.000 años, de forma humanoide, que hacían dudar cada vez más de las insostenibles teorías sobre nuestro origen.


Oscar Kiss hace una interesante pregunta: ¿Como es posible que en solo 300.000 años -entre 700.00 y 400.000 a.c- el ser humano ya tuviera un aspecto bastante similar al del hombre actual?.

En varios puntos del planeta, se han descubierto restos de seres humanos primitivos fabricantes de armas hechas con sílex y de monos sin evolucionar conviviendo en el mismo momento y en el mismo lugar. Los científicos no son capaces de darnos explicaciones convincentes. Todos los monos antropomorfos de aquella época (hace un millón de años) siguen exactamente igual en la actualidad. No han evolucionado en absoluto (gorilas, chimpancés, orangutanes).

En cambio, el cerebro de hombre, aumentó de 400 a 1400 cm3 durante ese mismo período de tiempo. Es un fenómeno enigmático y raro en la evolución natural.

Tras la conveniente satanización de su autor húngaro británico, al que se califica alegremente de"pseudocientífico" y "racista" para asustar a posibles lectores con ganas de respuestas, por haber tenido la osadía de cuestionar con argumentos lógicos y por cierto bastante científicos la creencia evolucionista, uno de los dogmas básicos impuestos por la inquisición racionalista que gobierna la ciencia contemporánea. De hecho, en los primeros capítulos de este libro figura una demolición sistemática, impecable e inapelable de las teorías prodarwinistas más populares, aunque la paradoja es que en sus conclusiones Kiss Maerth se muestra más próximo a los evolucionistas que a los creacionistas. Y así, ratifica la vinculación familiar del homo sapiens con el resto de primates superiores del mundo, si bien cree que la evolución como tal fue meramente accidental y no supuso una mejora para el ser humano: todo lo contrario.

Lo más interesante de las deducciones de Oscar Kiss en su libro, es cuando empieza diciendo "Un mono descubrió que el consumo de cerebro de sus congéneres aumenta los impulsos sexuales. Él y sus descendientes se viciaron y organizaron la caza de cerebros. Sólo más tarde se dieron cuenta de que con ello aumentaba su inteligencia. El resultado de este proceso es el homo sapiens".

A partir de aquí, el autor trata de demostrar con pruebas, que la evolución humana se debe al canibalismo.


La teoría expuesta es bien simple: la Humanidad "evolucionó" hacia lo que es hoy en día a partir de simios caníbales. El canibalismo causó un crecimiento desmesurado de su cerebro, y por ello los simios perdieron su pelo y sus habilidades telepáticas. El autor desarrolla un razonado argumentario sobre las pruebas que él considera que justifican su teoría. El libro aporta lo que el autor considera pruebas de su teoría en forma fotográfica, comparando las caras de diversas razas (básicamente razas Árabes y Africanas) con simios.






3 comentarios:

  1. Lo he descargado y lo he terminado de leer... Y qué podría decir?... Me dejó 'pringao' (el libro es más viejo que yo). Bueno, lo cierto y lo concreto es que las deducciones del autor (a pesar de la edad de la publicación) son muy acertadas a mi entender. Asimismo veo que él no abandona en momento alguno la praxis científica. Enhorabuena por el flamante blog!. Saludos desde el Brasil.

    ResponderEliminar
  2. felicidades,,,,,,,buen libro

    ResponderEliminar