miércoles, marzo 05, 2014

Acharya S - La Conspiración de Cristo


La existencia histórica de Jesucristo es aceptada comúnmente por cristianos y no cristianos como un hecho cierto. Acharya S, en su riguroso y esclarecedor estudio La conspiración de Cristo demuestra, recopilando multitud de pruebas documentales e históricas, que no hay evidencias textuales de su vida y obra antes del siglo II d.C., en que aparecen los primeros evangelios, y que «Jesucristo» es, de hecho, una compilación de las vidas y enseñanzas de diversos dioses y hombres santos cuyos dramas fueron regularmente representados por los pueblos antiguos mucho antes de la era cristiana: de Mitra, Krishna, Attis, Buda, Dionisos y Hércules, entre otros, cuenta la tradición que nacieron también de una virgen el día 25 de diciembre, y resucitaron de su tumba, varios de ellos tras ser crucificados, el 25 de marzo.

Las páginas de La conspiración de Cristo son un valioso compendio de historia, religión, astronomía, teología y filosofía, demostrando como la Iglesia se apropió de “los elementos recurrentes de todos los credos del mundo” creando así “una nueva fe, autentificada en un personaje histórico“.

A medida que se va recorriendo las páginas de esta obra, mitos inculcados en el imaginario colectivo (y ocultados en la medida de lo posible por la Iglesia), van fragmentándose uno tras otro: el hecho de que los cristianos en Roma fueron únicamente cincuenta mil cuando la población de la ciudad debía rondar el millón de habitantes, que la mayoría de conversiones a la nueva religión se hicieron mediante el baño de sangre de civilizaciones enteras, o que los Evangelios fueron escritos un siglo después de la muerte de Cristo (cuando se presupone que fueron escritos por los cuatro apóstoles que acompañaron al Mesías en sus andanzas.
La estrategia seguida por los padres de la iglesia que elaboraron el dogma cristiano podría resumirse en la siguiente idea:

«Recojamos los diversos elementos recurrentes de todos los credos del mundo y hagamos con ellos una amalgama, una “nueva fe” autentificada en un personaje histórico, que sin duda triunfará por todo el orbe».

La existencia e identidad de todos estos misteriosos personajes que son tan parecidos en su vida y hazañas, y que constituyen el mito universal, ha sido ocultada durante siglos a las masas por la iglesia cristiana, que ha destruido sus textos y asimilado sus cultos como parte de la «conspiración de Cristo».

*Se anexa un documento con 72 fragmentos escogidos del libro



No hay comentarios:

Publicar un comentario